Salud

Académico sobre prueba Simce: “Es difícil encontrarle una utilidad concreta este año”

En medio de la pandemia del coronavirus, el Ministerio de Educación confirmó que este año 2020 se tomará la prueba SIMCE para medir los conocimientos de estudiantes de Educación Básica y Media.

Al respecto, el académico UPLA, Eduardo Santa Cruz, cree que las actuales condiciones son un buen momento para repensar el lugar que se le ha otorgado a esta prueba dentro de la educación, ejerciendo una presión desmedida a las comunidades escolares, promoviendo prácticas espurias para mejorar los puntajes y no cumpliendo con el principal propósito que dicen buscar: mejorar la calidad de la enseñanza.

“Si el propósito -como se sostiene- es ofrecer una herramienta que permita diagnosticar a los estudiantes, parece más productivo fortalecer y apoyar a los docentes, quienes en conjunto con las comunidades escolares, pueden diagnosticar de manera situada y conocer el real estado de los aprendizajes de sus alumnos y de cobertura curricular. Es difícil encontrarle una utilidad concreta al SIMCE este año, incluso en su forma diagnóstica, que no sea mantener la ritualidad de hacer una prueba estandarizada todos los años”, sostuvo el investigador Santa Cruz.

Anuncio Patrocinado

Su declaración se manifiesta en medio de su reciente incorporación para trabajar colaborando en la segunda fase de la Mesa Social COVID-19 en Educación.

A fines de abril, dicha mesa, coordinada por la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad de Chile, presentó un documento con recomendaciones generales enfocadas en tres áreas: Bienestar de las comunidades escolares; Priorización curricular, ajustes evaluativos y de gestión; y Educación remota.

De manera particular, trabajará en definir propuestas y ofrecer caminos de acción en torno a dos ejes. El primero, relacionado con la necesidad de involucrar al conjunto de los actores de la comunidad en el proceso de repensar la institución en contexto de pandemia. Lograr que los espacios de participación dentro de la escuela sean potenciados y permitan ofrecer respuestas al conjunto de problemas que los aquejan.

“La escuela, por lo tanto, debe conectarse rápidamente con el espacio social que está a su alrededor, para evitar que este proceso no traiga aparejado, además, el crecimiento en la deserción escolar. Por eso se hace necesario enfrentar en conjunto el empeoramiento en las condiciones en las que muchos niños se educan. Enfrentar eso es responsabilidad de la escuela, para lo cual requiere apoyarse en un conjunto de instituciones públicas y organizaciones sociales”, expresó.

Anuncio Patrocinado
Ver más

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button