Provincia ValparaísoSalud

Pacientes diabéticos del Hospital Carlos van Buren complementan el manejo de su enfermedad con sensores digitales

El 30% de los usuarios con dicha patología que son tratados en el centro porteño, recibieron monitores de glucosa que pueden ser escaneado desde un celular compatible o lector.

Un grupo de pacientes con diabetes tipo 1 del Hospital Carlos van Buren sumó un nuevo complemento para controlar sus glicemias gracias a la implementación de dispositivos digitales, específicamente un sistema de monitorización continua de glucosa (MCG), que permiten vigilar la enfermedad, a través de escaneos con un celular o un lector especial.

La Dra. María José Valenzuela Pérez, diabetóloga de adultos del Hospital Carlos van Buren y principal gestora de la iniciativa, explicó que este avance beneficia, en un principio, al 30% de los 400 pacientes diabéticos tipo uno que atiende el centro porteño, tanto adultos como pediátricos, usuarios que requieren insulina para todas las comidas. La implementación de monitores digitales reduce la necesidad de realizar registros de glicemia capilares, lo que implica un menor nivel de incomodidad y una mayor independencia para los pacientes, ya que se colocan en la piel y permiten escanear los niveles de glucosa a través del celular o de un lector especial.

Anuncio Patrocinado

La especialista destacó que “en cuanto a los beneficios de esta tecnología, en primer lugar, es mucho más fácil, si comparamos, el paciente, al tener que hacerse una glicemia capilar, debe pincharse el dedo, sacar la gotita de sangre, colocarla en la cinta y esperar que esto haga la medición, entonces, ese proceso, en el usuario que trabaja, que estudia, que anda en la micro, que se está desplazando, puede ser muy difícil. En cambio, con esta tecnología, el paciente puede obtener un poco más de independencia porque, cuando quiere saber una glicemia, simplemente saca su celular o su lector y se escanea, nada más. Esto facilita que el paciente pueda medirse en el día sin mayor complicación”.

El proceso de implementación incluye capacitaciones periódicas para los pacientes y ajustes en el tratamiento, acciones que han demostrado mejoras significativas en el control de la enfermedad.

Marcela Ramírez Rojas, enfermera del policlínico especializado del Consultorio del hospital, recalcó el papel del equipo de enfermería en la coordinación de la entrega de capacitaciones y sensores, así como en el seguimiento y ajustes necesarios para cada paciente. La profesional sostuvo que “desde enfermería, hacemos todo lo que es la coordinación de la entrega de la capacitación, así como de los sensores, cada 28 días, los ajustes e indicaciones que se definen en las reuniones de equipo que estamos haciendo cada cierto tiempo, el seguimiento de los usuarios y los resultados”.

Por su parte, Pilar Tapia Jiménez, nutricionista del equipo de Diabetes Adulto HCVB, resaltó la importancia de reforzar en los pacientes el tema de la alimentación y el conteo de carbohidratos, aspectos fundamentales en el manejo de la diabetes tipo uno. La funcionaria subrayó que “en la aplicación, podemos ver todo el registro del paciente. El paciente debe registrar, eso es muy importante, tiene que anotar qué comió, eso se va relacionando con la glicemia que tiene, entonces es muy interactivo para el usuario”.

Testimonios

Yesenia Maldonado, usuaria de Casablanca, comentó que su hijo debutó a los siete años con diabetes tipo 1 y añadió que “es estupendo para su calidad de vida, porque para un niño es difícil asumir esto, si está haciendo alguna actividad, tenemos que decirle “ven que tienes que medir, ven, que hay que pincharte”, los compañeros también preguntan, entonces es mucho menos invasivo para él”.

Elizabeth Catalán, vecina de Laguna Verde, expresó que “esto yo lo encuentro maravilloso porque lo veníamos esperando hace mucho tiempo con mi hijo, él debutó a los dos años y medio con su diabetes, había sido muy costoso para nosotros comprar este dispositivo y ahora, que lo estén entregando a los niños con este problema, ha sido maravilloso enterarnos que existe esta posibilidad en el sistema público”.

Katherine Kursan contó que “para nosotros es una bonita oportunidad y se agradece, ya que mi hija, desde los tres años que padece de diabetes, ahora tiene 21 y el hecho de pincharse todos los días los deditos perdiendo ya la sensibilidad, ya era necesario, hacía esta falta. Se agradece porque han sido bastantes años y esto nos va a aliviar bastante”.

En el hospital se atienden alrededor de 400 pacientes con diabetes tipo uno, 300 adultos y 100 pediátricos, y se ha priorizado la implementación de esta tecnología para el 30% de usuarios que presentan mayor inestabilidad y dificultades en el manejo de la hipoglicemia, luego, ir aumentando la cobertura paulatinamente.

y tu, ¿qué opinas?

Ver más

Artículos relacionados

Back to top button