ActualidadTendencias

¿Qué se espera de la participación de las mujeres en el nuevo escenario político?

Académicos de la UPLA advierten que tendencia de una mayor presencia en espacios sociales se da hace más de diez años. En alcaldías, concejos municipales y en la Convención, deberían recoger miradas de organizaciones y colectivos que representan.

Yasna Provoste (DC), Paula Narváez (PS), Evelyn Matthei (UDI), Macarena Ripamonti (RD) y Pamela Jiles (PH), son algunos de los nombres que grafican el actual escenario político que se da en Chile, en el cual las mujeres han irrumpido en forma importante.

Si bien, de por medio está la instauración de un mecanismo de paridad para la Convención Constitucional para que los escaños se distribuyeran de forma pareja entre ambos sexos, lo cierto es que también se debe considerar el proceso de movilización que ha relevado el rol de la mujer en distintos ámbitos sociales.

Para el polítólogo, doctor en Estudios Americanos, especialista en política latinoamericana y académico de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), Felipe Venegas San Martín, la participación de mujeres en cargos de poder en Chile ha aumentado en todos los ámbitos durante los últimos 10 años, siendo la esfera política la que registra una mayor alza de un 12% a un 26%, de acuerdo al último reporte del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). 

“Esta mayor participación se debe a una demanda generalizada no solo en Chile, sino en la mayoría de los países en desarrollo, por una mayor igualdad de género, lo que se ha traducido en mayor voluntad política al interior de las organizaciones y a cambios institucionales que responden a esta demanda como son las políticas de cuotas”, sostiene Venegas.

Agrega que, según diversos estudios de participación de mujer en política, se considera que aparte del compromiso político y la capacidad de gestión, el electorado tiende a considerar a la mujer como más sensible a las demandas de la ciudadanía y también más cercana a la gente. Es más, subraya que estas investigaciones revelan que la mujer posee, además, un elemento simbólico-afectivo que tiende a ser muy favorable en escenarios de alta desconfianza en las instituciones y desafección de los partidos políticos.

SIGNO ESPERANZADOR

Para la sicóloga Yanina Gutiérrez, también académica de la Facultad de Ciencias Sociales de la UPLA, el resultado de la Convención Constituyente, que quedó finalmente integrada por 78 hombres y 77 mujeres, refleja la demanda creciente de las mujeres respecto a la participación social.

“Pienso que igual le da un giro a lo que estábamos acostumbrados como sociedad, en términos de quién está discutiendo los grandes temas sociales, las políticas públicas, la Constitución, las leyes, etc… Desde ahí creo que es un signo esperanzador, en el sentido de que ahora esta presencia femenina, abrumadora, y en otros tipos de cargos… gobernaciones, alcaldías… que nos dejan sorprendidas”, dice la psicóloga.

Recuerda, además, que la irrupción de la mujer en las recientes elecciones tiene antecedentes importantes, como el proceso de movilización feminista y de mujeres previo al estallido social de 2019, que se expresó en un aumento de la movilización callejera, en la organización de mujeres y en una expansión del feminismo.

Pero ¡cuidado! Para Yanina Gutiérrez, el hecho de ser mujer no necesariamente va a significar que su participación en espacios sociales va a responder a los estereotipos que se tienen de ella, como alguien conciliadora sensible o pasiva. Sin embargo, más allá de las formas, dice Yanina Gutiérrez, lo verdaderamente importante es que sus miradas recojan el sentir de los propios colectivos, grupos y comunidades que representan, ya sea en todos los espacios políticos. Como dicen entonces, esto recién comienza.

Ver más

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button