ActualidadTendenciasWorld

Historiadora y guía turística virtual de Ucrania, Alona Kibets, cuenta la realidad de la guerra tras seis meses de conflicto con Rusia

“Ningún país tiene derecho a entrar a otro y decir que antes era parte del ideario ruso. Es lo mismo que los españoles quieran ir a Latinoamérica y decir que antes ese territorio pertenecía a España”

Por Miguel Chamorro M.

Las guerras siempre han sido un grave problema para la humanidad por las pérdidas humanas, desastres, derrocamientos, peleas y otras características propias de los conflictos que, finalmente, los que resultan más perjudicados no son sus líderes políticos y militares, sino más bien la gente común que debe protegerse en zonas subterráneas de los ataques aéreos, evitando las desgracias al estar en constante incertidumbre.

De las experiencias bélicas en el mundo, vienen a la memoria las imágenes de las grandes guerras mundiales en el siglo XX, los conflictos en Corea o Vietnam en la década del 50 y 60, lo ocurrido con la desintegración de la ex Yugoslavia o el más reciente, la intervención de Estados Unidos a Irak el año 2003.

Parece ser que las guerras no tienen el propósito de desaparecer cuando detrás hay maniobras estratégicas y de recursos que superan la codicia humana a nivel económico y político. 

El siglo XXI está siendo diseñado para ver guerras internacionales a través de la tecnología como consecuencia de Internet. Y eso es lo que ocurre en el actual conflicto de Ucrania y Rusia donde han fallecido civiles y soldados en el lado de Ucrania y militares rusos en territorio del país que lleva invadido seis meses desde sus inicios.

Pero, ¿cómo es la experiencia para una ciudadana común y corriente que vive entre medio de la guerra donde ha perdido a amigos y conocidos en Ucrania? La vida de Alona Kibets, quien reside en la capital, Kiev, es muy particular porque pese a la preocupación por lo que ocurre en su país, no pierde esa sonrisa y amabilidad para contar la actual situación que tiene Ucrania, los antecedentes históricos del conflicto, el rol de Europa, la postura de Rusia, las diferencias con el país invasor y el liderazgo que atribuye al presidente, Volodímir Zelenski, el sexto luego de que Ucrania fuese independiente de la ex Unión Soviética en el año 1991.

Como señala su sitio web https://www.hola-ucrania-tour.com/, Alona Kibets, aprovechando el uso de la tecnología y la conexión de Internet, desarrolla guías virtuales de turismo por la ciudad de Kiev, localidad que se encuentra protegida, aunque no exenta de invasiones como han sufrido las ciudades del sur del país y en la frontera con Rusia. Igualmente, en su cuenta Instagram se pueden apreciar fotografías emblemáticas de Kiev y otras localidades antes de la guerra, pero también de aquellas ciudades que han sido atacadas y que se encuentran cerca de la capital.

En un espacio de una hora virtual ofrece un paseo por calles, edificios, sistemas de transporte conectado con la historia, la cultura y las personas que se puede aprovechar a través de la conexión que hace ella con los usuarios de distintas partes del mundo. Además, es historiadora y explica que los cambios que presenta su país, como efecto de la guerra, también ocurren en el mundo debido a las crisis a nivel económico y estratégico que mueven intereses que afectan al común de las personas.

Durante su formación profesional en la universidad, decidió tomar cursos de español, logrando desarrollar poco a poco tours en su ciudad en el que ha combinado su especialidad de historiadora con el español para mostrar su país, previo a la guerra de forma presencial a los turistas. Señala que su vida antes era increíble, porque podía hacer lo que más aprecia:  hacer tours, hablar de cultura e historia, enseñar las tradiciones y mostrar la belleza que tenía la ciudad antes de la compleja situación que vive en la actualidad.

Para ella su vida era un sueño tras atender a visitantes de España, Argentina, Chile, Colombia, Estados Unidos y de otras latitudes lo que permitió en su combinación historia y tours, conformar muchos amigos de diferentes países. 

Gusta de la tecnología para comunicar y mostrar Ucrania que lo hace a través de su cuenta Instagram. Partió con un blog para desarrollar su gusto por exhibir la ciudad, pero al comenzar la guerra pasó a convertirse un seudo medio de comunicación. Así, la gente comenzó a seguirla, respondiendo a las preguntas que formulaban por los hechos de la guerra.

Con el tiempo, admite que su vida ha cambiado mucho debido al conflicto. Reconoce que es difícil encontrar trabajo y llevar una vida normal, donde el sur de Ucrania siente la guerra con las ocupaciones, bombardeos y alarmas de las sirenas, en el que las cadenas de supermercados y el comercio no funcionan.

Frente a la guerra, no ha claudicado en hacer sus tours online vía Skype o Zoom con el propósito de mostrar al mundo, a través de videos, fotografías y conversaciones, la historia de Kiev y las otras ciudades de Ucrania. Con el dinero que recibe por los tours, realiza donaciones, ayuda a sus compañeros que están en el ejercito luchando o presta colaboración a amigas que se han alejado de la zona de conflicto.

¿Cómo está la situación de Ucrania después de estos seis meses de guerra?

Ahora hay bombardeos y ataques en el sur de Ucrania, pero en el norte, más o menos. La gente puede vivir, los pueblos funcionan, pero se nota que hay incertidumbre, porque la gente no sabe qué va a pasar durante el invierno que se viene. La situación es compleja y nosotros no sabemos cuándo va acabar la guerra.

¿Tienes algún conocido o amigos que hayan perdido la vida?

Sí, muchísima gente, porque cada día muere mucha gente y al principio, cuando los rusos entraron por el norte de Ucrania, mis padres viven al norte y mi tío Alexander era militar, entonces le mataron al principio el 24 de febrero cuando todo eso empezó y la verdad es que de él no tenemos nada y su cuerpo………su madre no pudo entender si era él o no. Otra situación que pasó en Chernígov: yo cundo estudiaba en la universidad teníamos clases de inglés con nuestro profesor Jimmy de los Estados Unidos, señor que tenía aproximadamente 55 – 60 años y él eligió trabajar en Ucrania para ayudar a los ucranianos aprender inglés, pero al comenzar la guerra se encontraba en un hospital donde no había luz con los bombardeos y un día él decidió salir del hospital para comprar pan y en una cola murió……así es la guerra. Y hace dos días (desde fecha de la entrevista realizada el lunes 5 de septiembre) murió mi compañero de la universidad, que era militar cerca de Járkov donde ahora hay batallas en el que nuestro ejército, poco a poco comienza a atacar a los rusos. Un chico de 26 años, pero perdió su vida así.

¿Piensas que occidente vea esta guerra como rédito de ciudadanos pro rusos?

Sobre esa incidencia pro rusa hay muchas manipulaciones con eso. La verdad, yo soy una persona que trabaja en la calle, entonces yo trabajo con gente y escucho como la gente habla y hace muchas protestas en la ciudad y si quieres hacer cambios en la país, entonces tienes que ir a la capital y a la casa del presidente y estar ahí manifestándose y esos pro rusos…….mmmmm, sí, en región de Dombás. Vamos hablar donde todo empezó: en el 2014. Por un lado, sí, porque yo recuerdo antes cuando era pequeña, viajábamos cada año a Crimea porque ahí viven nuestros familiares y siempre nos decían que allí les gusta Rusia, y todo lo que está conectado con Putin y eso es muy bueno en esa parte de la región conectada a Rusia, pero tenemos que tener en cuenta que en Crimea casi no hay medios de comunicación de Ucrania. Es un poquito extraño, porque la propaganda funcionaba mucho tiempo. Si hablara ahora de mis familiares que tienen una casa lujosa con Putin, claro que no, porque la vida no cambió absolutamente nada y la verdad es que no hay turismo ahora en Crimea. Son pro rusos o no, pero mucho depende de la propaganda y eso nosotros lo entendemos, pero cuando Rusia entró a Ucrania en 2014 y organiza referéndum en Crimea, es ilegal. Ese es el problema, porque ningún país puede entrar a otro y organizar allí un referéndum sin organizaciones internacionales que controlen que todo es correcto. Buscar si alguien habla ruso o es pro ruso, no es así, porque yo también hablo ruso, pero soy ucraniana. Y una amiga que estudiaba conmigo en la universidad (rusa), ella habla ruso, pero también ucraniano y su familia es pro Ucrania, por eso decir si hablas ruso eres ruso es incorrecto. Claro que le gente tiene diferencias de vistas, especialmente ahora cuando tu vida está en peligro, pero es por la guerra. Desafortunadamente los ucranianos están sufriendo, muriendo y por eso ningún país tiene derecho ingresar a otro.

¿Consideras correcto de cómo los medios de comunicación muestran a Ucrania hacia occidente?

La información que llega es solo de Ucrania, sí, porque los periodistas pueden venir a Ucrania a grabar todo aquí y recibir ese permiso es bastante fácil, pero no pueden ir a Rusia para grabar todo lo que quieran. Es aquí en Ucrania donde los periodistas tienen el derecho para hablar lo que quieran desde sus puntos de vista. Hay medios de comunicación que son pro rusos y ellos también están grabando y nosotros no controlan como en Rusia cuando la gente no tiene esa libertad. Yo creo que para un periodista europeo o de América Latina va a Rusia, después cae en la cárcel. El trabajo de los periodistas es muy duro, pero ayuda a mucha gente y desde mi punto de vista, Ucrania está mucho más abierta, en un proceso de desarrollo. Nuestro presidente es bastante joven y su política es liberal, demócrata, entonces él hace muchos cambios y trata de hacer algo bueno en el país, forma parte de nuestra historia no solo del país, sino de todo el mundo.

¿Y qué piensas sobre la invasión en Dombás?

Ningún país tiene derecho a entrar a otro y decir que antes era parte del ideario ruso, parte de la Unión Soviética. Es lo mismo que españoles va a ir a Latinoamérica y decir que antes ese territorio pertenecía a España, entonces vamos a reconquistarla. No se puede hacer, porque hay muchos acuerdos, documentos con todo confirmado donde cada país ratifica su independencia y Ucrania también recibió su independencia. Ucrania antes tenía las armas nucleares y eso era muy importante y por qué hay tanto interés en Chernóbil, porque ésta planta nuclear de especial tipo BMK con alta potencia podía producir no solo la electricidad, y otras plantas nucleares del mundo no atraen tanto la atención en la agenda y cuando en 1994 Ucrania confirma el acuerdo con Rusia que va a pasar todas sus armas nucleares a Rusia, ellos dicen “vale” y nosotros respetamos sus fronteras, pero pasó muy poco tiempo, veinte años, y estamos con esto. Por eso Mijaíl Gorbachov, ex líder de la Unión Soviética, eligió muy buena fecha para morir.

¿Crees que existe una especie de temor por parte de Rusia hacia Occidente o que no se adapta a los tiempos de posmodernidad que vive el mundo en la actualidad?

Desde mi punto de vista sobre ese temor hacia Europa y Occidente, yo pensaba así hace cuatro meses, pero ahora yo entiendo que los políticos europeos y líderes de los Estados Unidos, de China, podían juntos acabar esta guerra en una semana o como máximo en un mes, acabar en marzo y cerrar todos los problemas. Pero ahora podemos ver todo el armamento que envían a Ucrania, el dinero que invierte a ese armento, cuánto dinero invierte para ayudar a los ucranianos de forma humanitaria. Imagina el dinero que es, ese movimiento que ahora está pasando y en todo el mundo, porque los países nos ayudan mandando salchichas, pate, pero por otro lado están vendiendo armento a Rusia o se compra gas ruso, entonces eso no es sobre la guerra y el respeto de la vida humana, es simplemente sobre el dinero, es un negocio. Yo creo que todo va a durar así durante mucho tiempo, porque hay mucha gente interesada en esta guerra y es así, desafortunadamente.

¿Cómo crees que Latinoamérica y Chile debe reflexionar sobre esta guerra?

Primero, sobre Chile, yo veo muchos videos y tengo una amiga ucraniana que vive allí y me muestra todo lo que está pasando y lo que yo veo de Chile es que es un país bastante desarrollado y a mí me gusta el sistema, como todo funciona, como todo controlan, lo que está pasando con la Constitución y todo muy bien organizado y me sorprende mucho, porque hay un estereotipo que en Latinoamérica la gente está como más relajada, pero cuando veo Chile, todo funciona muy bien como un Banco (sonríe).  Y sobre Ucrania, los chilenos y América Latina, tienen que saber que lo más importante, todo el mundo, Ucrania por fin es un país independiente, porque antes los turistas llegaban a Ucrania y hablo de turistas que viven en Latinoamérica y viajaban a Rusia y pasaban por Ucrania por estar cerca, pensaban que el país es parte de Rusia, pero no. Ucrania es un país independiente y es lo más importante que todo el mundo tiene que entender que hay ucranianos y hay rusos. Los ucranianos no son rusos y eso no es igual, porque en Ucrania el idioma oficial es ucraniano, pero también hay personas que hablan ruso y Ucrania es un país bastante grande porque viven más de 40 millones de personas. Esta guerra no es una pelea entre vecinos como se dice o entre hermanos, no es así. Yo creo que cuando la guerra acabe, Ucrania va a ser más fuerte en el sentido cultural, porque ahora la gente comienza a entender el valor del idioma, la religión que tenemos y debemos publicar más libros, grabar películas en ucraniano porque si no lo hacemos, los rusos van a invertir dinero para sus películas y van a mostrar sus ideas aquí. 

¿Qué consecuencias puede dejar la guerra en tu país a nivel nacional e internacional?

Creo que después de esta guerra hay dos escenarios: puede durar un largo periodo de tiempo solo en Ucrania donde van seguir enviando armamentos y hacer, como yo digo, negocio y, otro escenario, lo que a veces dicen por televisión sobre Rusia que ellos quieren conquistar hasta Polonia, los países bálticos donde en sus TV Show por la tarde en prime time, ellos hablan como si nada y dicen que es como el sueño de sus políticos. Sin embargo, desde mi punto de vista y como dicen los expertos rusos por televisión que quieren seguir conquistando los territorios y mostrar a los europeos de quienes son los dueños, eso va a provocar que en el mundo vamos a tener muchos cambios y esas organizaciones que no funcionan, van a crearse otras nuevas y eso pasa todo el tiempo; cada siglo que pasan guerras, entonces por lo mismo vamos a tener cambios en el sistema político a nivel diplomático.

¿Te gustaría que Ucrania formase parte de la Unión Europea?

Por un lado, sí, pero cuando veo que la Unión Europea no funciona como tiene que funcionar y que los procesos son muy lentos, no garantiza el cien por ciento de proyección, aparece una desventaja la Unión Europea. Pero ahora es mucho mejor entrar que no estar dentro.

¿Qué mensaje puedes dar a los jóvenes y a los habitantes de la Región de Valparaíso en Chile?

Los jóvenes tienen que estudiar y dedicar tiempo a eso, porque después van a conseguir éxito y a todos los espero en Kiev, en Ucrania, ojalá de forma presencial y digo que los chilenos hablan muy bien el español, se entiende de forma clara y eso me gusta, porque de Latinoamérica hay algunos acentos complicados que es difícil de entender, pero el acento chileno es muy bueno y sé que es una zona muy bella, que tienen de todo.

Alona Kibets piensa que Chile es un país muy ordenado que visualiza por YouTube

Aprovechando las virtudes de la tecnología, la historiadora creó su propio sitio web en el que ofrece tours virtuales.

Desde Cádiz, España, conectan con Alona para conocer el país.

La realidad de su país con la invasión.

y tu, ¿qué opinas?

Ver más

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Back to top button