Actualidad

Mejoramiento de carretera que une Nogales y Puchuncaví en tela de juicio por afectar el medioambiente y comercio local

Vecinos y autoridades se oponen al proyecto de ampliación por atentar contra sectores protegidos y microempresarios de la ruta.

Un proyecto que busca mejorar el desplazamiento entre Nogales y Puchuncaví es la ampliación de la carretera F-20. El actual camino presenta una calzada bidireccional a lo largo de sus 27 kilómetros y el mejoramiento incluiría sectores de doble calzada, iluminación, paraderos de buses, nuevos puentes y paisajismo. Sin embargo se ha originado una alerta por los trabajos de mejoramiento que afectarían directamente a vertientes y naturaleza protegida en los sectores por donde se ejecutará la ampliación de la ruta.

Bien lo sabe Marcelo Fernández, vecino del sector y también vocero de los Comuneros en Alerta, dice ser un proyecto del Ministerio de Obras Públicas que atenta contra la comunidad y el medioambiente. “Siempre ha existido un cuerpo de agua rodeada de bosques nativos y fue destruida por una excavadora para hacer la ampliación de la ruta F-20. Una vez más queda en evidencia la falencia de los otros órganos, porque estas vertientes están protegidas por ley”, declaró Marcelo Fernández.

La Dirección General de Concesiones hace referencia a su proyecto aludiendo que permitirá contar con un camino más seguro, disminuir notablemente el tiempo de viaje y segregar la ruta para controlar en mayor medida los ingresos a ella. Avances que sin duda mejorarán el desplazamiento, pero que ha generado preocupación entre los vecinos de la ruta ya que atentaría de manera irreparable contra el medioambiente, incluso afectando los canales de agua potable rural.

La diputada del PPD, Carolina Marzán se reunió con los dirigentes de los Comuneros en Alerta para ver en terreno las graves denuncias que se han realizado por la construcción de la Ruta F 20 que estarían afectando bosques naturales protegidos al igual que las vertientes.

“Estamos preocupados por lo que está sucediendo con la construcción y ampliación de la Ruta F20 pues no se estaría respetando la protección de árboles nativos protegidos y lo más grave es que se dañó una vertiente, las cuales están protegidas por la ley de humedales. Hemos oficiados y denunciado en varias oportunidades que la construcción de esta ruta tenía problemas de trazados desde un principio pues pasaría por las vertientes una de las cuales abastece un APR y por un humedal, las cuales son indispensables cuidar debido a que nuestro distrito que se ha visto seriamente afectado por la escasez hídrica y que como comentamos, por normativa vigente están protegidas”, señaló la diputada Marzán

Así también el alcalde de Zapallar Gustavo Alessandri mostró su descontento incentivando un replanteamiento de las obras que no solamente estarían afectando la naturaleza y los canales de agua en el sector, sino que también terminaría con una tradición como el comercio local. “Van a terminar con todos los negocios comerciales que están por décadas en Puchuncaví, van a terminar con una cantidad de rubros locales y familias que han trabajado por décadas en nuestras comunas. La inversión es similar a un hospital para esta zona, queremos pedir una mejor evaluación del proyecto y analizar si es necesario junto a nuestros vecinos”, argumentó la máxima autoridad de Zapallar.

Sin duda un proyecto que busca mejorar la conectividad entre Nogales y Puchuncaví que de manera preocupante tendría un alto impacto en las comunas del sector, han sido las autoridades y vecinos quienes han puesto en alerta el avance destructivo de las obras. El seremi de la región por su parte no ha hecho referencia del tema.

Ver más

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button